Cambia la película de tu vida

Cuando recordamos un suceso traumático del pasado, o cuando se produce un detonante que nos traslada a un momento desagradable de nuestra vida, las emociones que sentimos son exactamente como si se estuviera produciendo en el presente.

Es imposible cambiar el hecho traumático, forma parte del pasado, pero sí es posible modificar el recuerdo, la forma en que está codificado en nuestro cerebro, gracias a la programación neurolinguistica (PNL).

Lo que nos desequilibra en el presente no es lo que ocurrió sino cómo lo recordamos. Cambiando aspectos importantes de la codificación de ese recuerdo es posible disminuir su carga emocional.

¿Estamos hablando de magia?

En absoluto, es ciencia, es neurociencia. Todos nuestros recuerdos están clasificados por tema en nuestro cerebro, como si se tratara de fotogramas de una película archivados en una biblioteca. Simplificando mucho la explicación, cada recuerdo, cada fotograma, tiene asociado un código según la emoción que acompaña a ese recuerdo. Todos los fotogramas que tienen el mismo código están en el mismo archivador.

Por ejemplo, si ahora te digo que recuerdes los momentos más emocionantes de tu vida quizás vengan a tu mente días especiales como tu boda, el nacimiento de tus hijos, tu graduación, etc. Todos ellos están en el mismo archivador porque llevan asociados el mismo tipo de emociones.

cambia la pelicula de tu vida

Gracias a la programación neurolingüística, cambiando el código del recuerdo traumático conseguimos cambiar el fotograma de archivador.

Como dice Richard Bandler “Todas las cosas que pasan por tu mente te afectan, y potencialmente están bajo tu control”.

Publicado en Articulos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Diferencia entre control y adaptación

Queremos controlar las cosas porque tememos lo desconocido. ¿Qué hay en lo desconocido que nos da tanto miedo? ¿Peligro? ¿Qué peligro? El concepto “desconocido” significa que no conocemos lo que hay ahí, ¿entonces?, podría haber peligro, o podría haber otra cosa.

Si lo pensamos bien, el futuro es desconocido, no tenemos la certeza de lo que va a pasar. Creemos que sí, que ejercemos un control sobre lo que va a suceder durante el día, pero en realidad podría ocurrir cualquier imprevisto, en cualquier momento, que lo descontrolara todo.

De modo que, si el hecho en sí de lo que podría pasar no es el motivo de nuestro miedo, ¿qué es lo que tememos? En realidad, nuestro temor se genera porque desconfiamos en nuestra capacidad de adaptarnos a esa situación desconocida.

Revisemos un momento cuál es nuestro proceso de adaptación ante un cambio. En general es el siguiente:

  1. En primer lugar se produce un espacio de “¿qué ha pasado?”, un instante de shock en el que no entendemos nada.
  2. Cuando nos recolocamos y somos conscientes de dónde estamos, pasamos a un momento de “¿por qué a mí?”, en el que lloriqueamos y nos enfadamos por lo que ha pasado.
  3. Luego sucede un momento de “¿quién tiene la culpa?”, y empezamos a buscar responsables de lo que ha pasado e incluso a buscar nuestra propia auto culpa.
  4. Seguidamente aparece nuestro yo más luchador que dice “¡voy a superar este obstáculo!”, y se pone las pilas para salvar la situación.
  5. Finalmente descansamos un poco, tomamos distancia y pensamos “¿qué puedo aprender de todo esto?”, entendiendo que todas las experiencias de vida sirven para aprender y crecer.

Por ejemplo, imaginaros, entro en mi casa y está inundada, primero me quedo paralizada, luego pienso “¡mierda, con todos los problemas que ya tenía, sólo me faltaba esto, llevo una racha…!”, luego pienso  “¡Seguro que ha sido el vecino, ya es la segunda vez que pasa, ahora subo y…!”, luego pienso algo parecido a  “Bueno, será mejor que me quite los zapatos y empiece a recoger el agua…” y empiezo a poner solución al problema, finalmente, cuando ya está todo recogido y he hablado con el vecino y con la compañía de seguros, me siento agotada y reflexiono algo así “¿qué puedo hacer para que no vuelva a ocurrir…?”

No es un proceso exactamente lineal, podemos ir saltando de una fase a otra, o permanecer anclados mucho tiempo en alguna de ellas. Podría estar recogiendo agua mientras sigo lamentándome de mi mala suerte, podría quedarme anclada en lo despreciable que es mi vecino, etc.

adaptacion al cambio

 

En general, las personas que se enfrentan a los cambios con tranquilidad pasan por las fases 1 a 3 de puntillas y saltan rápidamente a la 4 y la 5. ¿Cómo lo han conseguido? Generalmente se han entrenado mucho, se han expuesto tantas veces a situaciones desconocidas que han aprendido a hacerlo.

Por ejemplo, imaginaros que tengo que hablar en público y me da miedo porque no lo he hecho nunca. ¿Cómo podría salvar ese miedo a lo desconocido? Hablando en público. Cuando me exponga a la situación seré consciente en qué fase paso más tiempo. ¿Me he quedado anclada en la fase 1, descolocada en estado de shock mirando al público sin que salga una palabra de mi boca? ¿O quizás me he quedado en el paso 2 pensando “qué hago aquí, todos me están mirando, qué estarán pensando, estoy haciendo el ridículo, no soy capaz…”? ¿O en el paso 3 pensando “todo esto es culpa del micrófono, no se me escucha bien, y de la sala, es muy pequeña…”? Etc.

No es una ciencia exacta, cada cual lo vive a su ritmo, algunos necesitan exponerse 1 vez para aprender y otros 50. Pero si lo vivimos como un entrenamiento es más fácil no tirar la toalla. Si la primera vez que te arriesgas te quedas anclado en estado de shock y nunca más lo vuelves a intentar, no avanzas. Si lo vives como un entrenamiento, sabes que los primeros días vas a correr 5 minutos y te vas a agotar, pero que con esfuerzo y constancia vas a conseguir correr 10 minutos, después 15, después 20… hasta llegar a un momento en que consigues correr una maratón.

 

Publicado en Diferencia entre... | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El bambú japonés

En la sociedad actual todo sucede muy rápido y por ese motivo, cuando nos planteamos un cambio personal, pensamos también que es posible realizarlo en un abrir y cerrar de ojos. Si esto no sucede, nos impacientamos, nos frustramos y hasta, en ocasiones, abandonamos nuestro propósito.

La naturaleza, que es muy sabia, nos enseña que tenemos que ser pacientes. Veamos, por ejemplo, qué sucede con el bambú japonés.

En primer lugar se siembra la semilla, se abona, y se riega periódicamente. Pasan los meses, y no sucede nada. Pasan los años, y no sucede nada. Un agricultor inexperto podría perder la esperanza y darse por vencido. Pero, si no lo hace, después de 7 años, un día empieza a brotar el bambú y, en un período de sólo 6 semanas, la planta de bambú crece ¡más de 30 metros!

¡Parece increíble! ¿Solo tarda 6 semanas en crecer? No. Lo cierto es que tarda 7 años y 6 semanas, solo que durante 7 años no podíamos apreciar como el bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permite sostenerse el resto de su vida.

Publicado en Articulos, Historias metafóricas | Etiquetado , , | Deja un comentario

Diferencia entre perdonar y olvidar

Vamos a ver la diferencia entre perdonar y olvidar a través del cuento de Neale Donald Walsch titulado “La pequeña alma”.

Érase una vez, en un lugar fuera del tiempo, una pequeña alma que le dijo a la divinidad:

          ¡Ya sé quién soy!

          ¡Maravilloso! Y, dime, ¿quién eres? – le preguntó la divinidad.

          ¡Soy luz!

          ¡Es verdad! Tú eres la luz – le respondió la divinidad.

La pequeña alma se sintió muy feliz por su descubrimiento, pero, pronto, saber quién era no fue suficiente. Sentía crecer en su interior una cierta agitación porque quería ser aquello que era. Entonces, regresó hacia la divinidad y le preguntó:

          Ahora que sé quién soy, ¿está bien como soy?

          ¿Quieres decir que quieres ser quien eres ya? – respondió la divinidad.

          Bien, una cosa es saberlo, pero en cuanto a serlo verdaderamente… Bueno, yo quiero entender cómo se siente siendo la luz.

          Pero es que tú ya eres luz – repitió la divinidad.

          Sí, pero ¡quiero descubrir qué se siente!

          Ya… – respondió la divinidad escondiendo una sonrisa – pero, hay un pequeño problema.

          ¿De qué se trata?

          Pues, no hay nada más que luz. Yo he creado solo lo que tú eres, en consecuencia no puedo sugerirte nada para sentirte quien eres, porque no hay nada que tú no seas.

          ¿Ehhh? – balbuceó la pequeña alma, que en aquel punto ya le costaba seguirlo.

          Veamos – dijo la divinidad – Tú eres como una vela en el sol y existes en medio de miles de millones de otras velas que todas juntas lo convierten en lo que es. Entonces, la pregunta es: ¿cómo puedes reconocerte en la luz cuando estás rodeado de luz?

          No lo sé. El creador eres tú, ¡dime una solución! – protestó la pequeña alma.

La divinidad suspiró y le explicó pacientemente que se llega a la percepción de las cosas cuando aparece su estado opuesto.

          No reconocerías que es el calor sin el frío, ni que es arriba si no existiera abajo, no sabrías que es la derecha si no existiera la izquierda, y tampoco que es el aquí y ahora si no existiera el allí y después.

          ¡Ah! Ya lo entiendo, entonces cuando vea la oscuridad descubriré que se siente siendo luz. Pero, ¿dónde hallaré la oscuridad?

En ese momento la pequeña alma miró a su alrededor y se dio cuenta de que estaba rodeada de muchas otras como ella, todas eran maravillosas, todas desprendían luz. Y entonces la pequeña alma se puso un poco triste pensando que no existía un opuesto para contrastar.

la pequeña alma

Un alma se le acercó y le dijo:

          No te preocupes, te ayudaré. Vendré en tu próxima vida y haré algo oscuro para que puedas ver tu luz. Haré algo terrible para que tú tengas la oportunidad de perdonarme y puedas descubrir que se siente siendo luz.

          Pero, ¿por qué harías eso por mí?

          Porque te quiero. Tú has hecho lo mismo por mí en otras vidas. Hemos bailado juntos muchas veces a lo largo de todos los tiempos. ¿No lo recuerdas? Hemos sido ambos la víctima y el agresor. Nos hemos encontrado otras veces ofreciéndonos el uno al otro la oportunidad perfecta para experimentar lo que somos realmente.

          Pero, ¿qué harás?

          ¡Ya lo veremos! Y, puesto que me tocará fingir que soy oscuridad, te pido a cambio un favor.

          Sí, claro, lo que quieras.

          Cuando me hayas perdonado, recuérdame quien soy en realidad. Porque seguramente habré olvidado quién soy, y podría perderme en la oscuridad por mucho tiempo. Y si no me lo recuerdas, tú también podrías olvidar quien eres, y entonces tendría que venir otra alma a socorrernos para recordarnos quién somos…

          No te preocupes, esto no sucederá. Te lo recordaré y te agradeceré por darme la oportunidad de experimentar que soy luz.

Así que el acuerdo se llevó a cabo y la pequeña alma inició una nueva vida, esperando que se produjera esa experiencia y agradeciendo el amor del alma que lo hacía posible. Y si alguna vez tenía dudas recordaba lo que le había dicho la divinidad: “no hay nada más que luz”.

 

Espero vuestros comentarios. Gracias.

Publicado en Diferencia entre... | Etiquetado , , , | 1 Comentario

5 PASOS PARA CONSEGUIR UN EMPLEO

Este artículo está dirigido a aquellas personas que están desocupadas y buscan un empleo. Siguiendo estos sencillos pasos se situarán en el camino para conseguir su objetivo.

Paso 1. Levantarse a las 7 de la mañana. Crear la rutina de levantarse temprano ayuda a mantener el ánimo y empezar a entrar en la sintonía de una persona activa.

(Si al leer este primer paso has escuchado una sutil vocecita en tu cerebro diciendo “¡Qué temprano!” o “¿Para qué tan temprano?” o “No hace falta levantarse tan temprano, total, no tengo nada que hacer”, has identificado a tu primer saboteador. Tenlo presente y luego hablaremos sobre él.)

Paso 2. Salir de casa para practicar algún deporte durante 1 hora. Puede ser cualquier deporte, si no tienes dinero puedes ir a correr al parque que está al lado de tu casa, y si no estás muy en forma puedes empezar por simplemente andar. Está demostrado que el ejercicio físico genera endorfinas que favorecen el optimismo.

(Si al leer este paso has vuelto a escuchar una vocecita en tu cabeza que dice algo parecido a “Uff, yo no me levanto para ir a correr” o “¡Con el frío (o calor) que hace!” o “¡Qué pereza!”, significa que otro saboteador ha vuelto a aparecer. Luego lo vemos.)

Paso 3. Regresar a casa, ducha y desayuno saludable (cereales, fruta, leche…). Somos lo que comemos, cuidar tu dieta será uno de los aspectos fundamentales para tener la energía que necesitas para conseguir tu objetivo.

(¿Has vuelto a escuchar la vocecita? ¡Vaya! ¡Cuántos saboteadores tienes! ¿Esta vez que te decía? Quizás “Dieta saludable, ¡va! Estoy todo el día en casa y no paro de picar” o “¡No puedo seguir una dieta ni dos días!” o “¡Con lo saludable que es un buen bocadillo de chorizo!”)

Paso 4. Sentarte delante del ordenador y revisar tu plan de acción. Sí, tienes que tener un plan. En él tendrás indicado las páginas web que vas a revisar cada día, las personas y empresas que vas a contactar, los cursos a los que te vas a apuntar, las asociaciones que vas a visitar, las ferias y congresos a los que vas a acudir…

Paso 5. Poner en marcha tu plan de acción durante todo el día.

Son 5 pasos sencillos, como decía al principio, pero… ¿qué ocurre? ¿de nuevo otra vocecita en tu cabeza te está diciendo “no es tan sencillo”? Pues sí, es cierto, no es tan sencillo, pero no porque no lo sea, sino porque nuestros saboteadores nos lo impiden. ¿Y qué son los saboteadores? Ya hemos visto que se caracterizan por enviarnos mensajes desmotivantes y que con ello nos impiden conseguir algunos de nuestros objetivos, pero, ¿para qué están ahí? ¿quién los ha puesto ahí? Y, sobre todo, ¿cómo podemos convertirlos en mensajes alentadores?

Los saboteadores son hábitos, costumbres y, fundamentalmente, miedos que intentan protegernos y mantenernos dentro de nuestra zona de confort, un lugar muy cómodo al que ya estamos acostumbrados, en el que nos sentimos bien, y del que no saldremos nunca si les escuchamos.

¿Cómo puedes transformarlos en mensajes motivantes? Los saboteadores forman parte de ti y tienes que amarlos. Sí, tienes que amarte por completo a ti mismo, amar lo bueno y también amar lo que es a mejorar. Si rechazas algo que hay en ti creas una barrera que te impide integrarlo y transformarlo.

Recuerda que la autoestima también es una pieza fundamental para conseguir tu objetivo. Así, que en primer lugar observa e identifica a tus saboteadores y, en segundo lugar, acéptalos. Pero no se trata de una aceptación del tipo “Yo soy así”, de las que te mantiene estanco, sino una aceptación con vistas a ver la forma de transformar ese mensaje.

De modo que, cuando aparezca el saboteador, te propongo que sigas la siguiente táctica, le das las gracias por sus comentarios y advertencias y le propones hacer algo diferente. Le dices simplemente, con todo el respeto y desde un sincero amor: “Gracias, pero hoy quiero probar algo diferente”.

Haz la prueba durante unos días. Volveremos a hablar sobre este tema más adelante.

Núria López

objetivo

 

 

Publicado en Articulos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Los números de 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 18.000 veces en 2015. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 7 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Publicado en Articulos | Deja un comentario

La interpretación de los sueños

“Donde el orgullo es de sobra insistente, el recuerdo prefiere ceder” Nietzsche.

La mayoría de personas han transferido al inconsciente todas las asociaciones psíquicas fantásticas que posee todo objeto, idea o experiencia. La función general de los sueños es intentar restablecer nuestro equilibrio psicológico. Los símbolos oníricos son los mensajes esenciales de la parte instintiva enviados a la parte racional de la mente humana.

Ciertos sueños pueden aparecer repentinamente y no podemos hallar su causa, pero la tiene, solo que no se la puede ver, hay que esperar para comprenderlo, o que ocurra algún hecho externo que pueda explicarlo. La interpretación de los sueños requiere una creciente auto vigilancia, intuición y sensibilidad.

inconsciente

Nuestra vida actual está dominada por la diosa “razón”, que es nuestra mayor y más trágica ilusión. Sería conveniente que nos preguntáramos si el inconsciente nos proporciona otras posibilidades.

Es una ilusión común creer que lo que sabemos hoy día es todo lo que se puede llegar a saber.

“El hombre y sus símbolos” Carl Jung

Publicado en Articulos | Etiquetado , , | Deja un comentario

Tu cita con la infinitud, Wayne Dyer

Wayne Dyer

Fragmento extraído del libro “El poder de la intención” de Wayne Dyer:

Todos estamos en un cuerpo que va a morir, y lo sabemos; sin embargo, como no podemos imaginárnoslo para nosotros mismos, actuamos como si no fuera así. Es casi como si nos dijéramos: “Todos mueren menos yo”. Esto se puede atribuir a algo que observó Freud. Como nuestra propia muerte nos resulta inimaginable, nos limitamos a negarla y a vivir la vida como si no fuéramos a morir… por el temor que nos infunde nuestra propia muerte.

Vamos a echar un vistazo a los elementos de la prisión espacio-temporal en la que encontramos nuestro cuerpo material y todos sus tesoros. El factor del espacio significa que experimentamos una separación de todos y de todo. Según mis límites, este es mi espacio; este es tu espacio. Incluso tu amigo del alma vive en un mundo distinto del tuyo. Por mucho que te acerques en el espacio, os separan los límites. En el espacio, siempre estamos separados. Intentar imaginar un mundo infinito sin espacio y separación resulta sumamente difícil, hasta que concertamos una cita con la infinitud.

El tiempo también constituye un factor de separación. Estamos separados de todos los acontecimientos y recuerdos de nuestro pasado. Todo lo que ha ocurrido está separado de lo que ocurre ahora. El futuro está separado del aquí y el ahora en que vivimos. No podemos conocer el futuro, y el pasado se ha perdido. Por consiguiente, estamos separados de todo lo que ha sido  y de lo que será por esa misteriosa ilusión llamada tiempo.

Cuando el alma infinita abandona el cuerpo, deja de estar sometida a las restricciones del tiempo y el espacio. La separación ya no puede intervenir. De modo que la pregunta que planteo no es si crees tener un cita con la infinitud, sino cuándo acudirás a esa cita inevitable. Puedes hacerlo ahora, mientras estás vivo en tu cuerpo, en la ilusión del espacio y el tiempo, o puedes hacerlo a la hora de la muerte. Si decides acudir a la cita con la infinitud cuando aún estés vivo y respirando, será como aprender a morir mientras estás vivo. Una vez hecha esta transición al lado activo de la infinitud, se disuelve el miedo a la muerte y te ríes de tu estupidez.

En el lado activo de la infinitud tienes plena consciencia de estar en un cuerpo que va a morir. Además, en el fondo sabes que no eres ese cuerpo, su mente, ni ninguno de sus logros y posesiones. En el lado activo de la infinitud eres, en primer lugar, y por encima de todo, un ser espiritual viviendo una experiencia humana temporal y vives todas tus relaciones desde esa perspectiva.

En el lado inactivo de la infinitud tu experiencia de vida es la contraria. Ahí, en primer lugar eres un ser humano que ocasionalmente vive una experiencia espiritual. Tu vida se guía por el miedo a la muerte, la separación de los demás, una actitud competitiva y la necesidad de dominar y ganar.

Me conmueven las historias de grandes maestros espirituales cuando abandonan este plano terrenal sintiéndose dichosos y sin temor. He aquí las últimas palabras de algunas de las personas que admiro:

“Ha llegado la hora que tanto había esperado”. Teresa de Ávila

“Si esto es la muerte, es más fácil que la vida”. Robert Louis Stevenson

“¡Se acabó la tierra! Estoy contento.” John Quincy Adams

“Oiré en el cielo”. Ludwing Van Beethoven

“Allí es muy hermoso”. Thomas Edison

Y sus últimas palabras fueron:

“No puedo esperar a esta nueva aventura”. Wayne Dyer

Espero que todo sea tal y como te habías imaginado. Eres la persona más generosa que he conocido. Te echaré de menos. Gracias.

Publicado el por | Etiquetado , , | Deja un comentario

Diferencia entre felicidad y alegría

Muchas veces se asocia la felicidad con la emoción de la alegría, pero… ¿puede alguien ser feliz y, a su vez, estar triste o enfadado?

Decimos “ser feliz” y “estar triste” o “estar alegre”. “Ser” da la idea de algo permanente y “estar” da la idea de algo pasajero.

¿Significa que la felicidad no es una emoción que va y viene? ¿Es algo más permanente?

Si la felicidad es una forma de ser estable y profunda, como el fondo del mar, significa que pueden haber olas en la superficie, equivalente a lo que serían las emociones (alegría, tristeza, ira, miedo), y seguir siendo feliz “en el fondo”.

Revisando el concepto de felicidad he encontrado numerosos puntos de vista y enfoques, pero uno de los que más me gustan, y que quiero compartir con vosotros, es el de Matthieu Ricard, el hombre considerado más feliz en el mundo: https://www.youtube.com/watch?v=izpluzEy6Mk&feature=related

Feliz regreso de las vacaciones!

fondo del mar

Publicado en Diferencia entre... | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

La causa de mi ignorancia

Si eres de los que choca más de dos veces con la misma piedra, te interesa este post.

A veces la vida parece que nos gaste una broma. Nos presenta una y otra vez las mismas situaciones irritantes, esas situaciones con las que dices “¡no puedo, con esto no puedo!”. Nos superan. Y ¿qué hacemos? Reaccionar siempre del mismo modo: nos alteramos, nos lamentamos, nos desequilibramos… Parecemos un yo-yo que cae y golpea contra el suelo, y vuelve a subir, y vuelve a caer y golpea contra el suelo, y vuelve a subir…

¿Cómo podemos salir de esta inercia?

La clave está en observar. Observar:

  1. La causa que te provoca lo que te molesta.
  2. Tu reacción: física, emocional y mental (pensamientos)

Te reconoces como la conciencia que tiene conciencia de lo que está pasando no te identificas con la reacción del ego. Observas la reacción de tu ego, sin identificarte con ella. Te instalas en la identificación del observador y aceptas completamente lo que está pasando, sin críticas, sin justificaciones, sin condenas. Sólo observar desde el presente.

Si te conviertes en tu observador, si puedes traer más atención al momento presente, verás pronto como se producen algunos cambios, verás que tu reacción va cambiando. Ya no reaccionarás según tu pasado, tus condicionamientos, tus expectativas… sino que vivirás la situación como si fuera nueva y darás una respuesta adaptándote a ella desde el momento presente. Fluirá la respuesta que tenga que ser, te expresarás libremente.

Saldrás del encierro de tu ego. El ego te limita y te proporciona una única respuesta: la misma de siempre.

Aquí el enlace a un video con el testimonio de dos maestros en el arte de observar sin límites:

encontre la causa de mi ignorancia

https://www.youtube.com/watch?v=_mGPqdM4evk

Publicado en Espacio de metacognicion | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario