Crea tu propia realidad: Juan y Blas

“Juan y Blas, ambos muy enfermos, ocupaban la misma habitación de un hospital. A Blas se le permitía sentarse en su cama cada tarde, durante una hora. Su cama daba a la única ventana de la habitación. Juan, en cambio, tenía que estar todo el tiempo boca arriba.

Cada tarde, cuando Blas podía sentarse, pasaba tiempo describiendo a su vecino todas las cosas que podía ver desde ella. Juan deseaba ardientemente que llegaran esas horas en que su mundo se ensanchaba y cobraba vida con noticias del mundo exterior. Por su compañero sabía que la ventana daba a un parque con un precioso lago. Patos y cisnes jugaban en el agua, mientras los niños echaban a volar sus cometas. Los jóvenes enamorados paseaban de la mano entre flores de todos los colores. Grandes árboles adornaban el paisaje, y se podía ver en la distancia el bello perfil de la ciudad.

Pasaron días y semanas. Una mañana la enfermera encontró el cuerpo sin vida de Blas, que había muerto plácidamente mientras dormía. Juan pidió ser trasladado a la cama al lado de la ventana. Con dificultad, se irguió para mirar a través de ella y…  se encontró con una pared blanca.”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias metafóricas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s