Gestionar empresas creativas

La gestión promovida por Taylor y basada en el control de los procesos y las personas es útil para gestionar una empresa que quiera crecer de forma aritmética: tantas máquinas y personas tienes, tanta producción consigues, aumentas las máquinas y/o el número de personas y aumentas correlativamente la producción.

En cambio si la empresa quiere crecer de forma exponencial tiene que basar su crecimiento en la creatividad: ideas nuevas que se venden a precios desorbitados, productos innovadores que nadie más fabrica (monopolios/oligopolios), formas de trabajar diferentes que optimizan los recursos, etc.

Las empresas que quieran crecer de forma exponencial no pueden gestionarse siguiendo los preceptos de Taylor, porque, siento decirlo, la creatividad está enemistada con el
control
. El control trabaja junto a la desconfianza, al miedo, a la rigidez. La creatividad, todo lo contrario.

Las empresas creativas, de verdad, permiten que sus empleados tengan horario flexible, trabajen desde casa o en un entorno que propicie la generación de ideas. Las
empresas creativas permiten que sus empleados se levanten las veces que quieran
de su puesto porque… sabías que… ¡las mejores ideas no se tienen sentado
delante del ordenador! ¡Y mucho menos con la mirada de tu jefe en el cogote
esperando a que termines tu trabajo!

Seguro que si les preguntamos a los gerentes de la mayoría de las empresas de este país si quieren que sus empresas sean más creativas dirían rotundamente: SÍ. Entonces… ¿por qué no ponen las condiciones para que así sea? ¿de qué tienen miedo? ¿acaso piensan que si no controlan a sus empleados se van a “desmadrar”? ¿son colegios o empresas lo que gestionan?

Las personas son maduras y responsables si se les da la confianza para serlo. Dile a uno de tus empleados “no hace falta que anotes las horas que dediques a este proyecto, tampoco quiero saber ni cómo ni cuándo lo realizas, solo quiero que me entregues una idea creativa”. ¿Crees que se tumbará al sol a perder el tiempo? No, al contrario, le presentas un desafío que le motivará a trabajar sin descanso hasta sacar lo mejor de sí mismo.

Además no olvidemos que es mucho más motivador llegar a final de mes diciendo “Muy bien Manuel has creado un producto nuevo” que no decir “Muy bien Manuel tu cargabilidad es de un 80%”

Decide, ¿quieres ser el director de una empresa puntera o el director de una empresa que va “haciendo”? ¿quieres sentirte como un líder que gestiona un equipo creativo o como el director de un colegio? ¡Acepta el reto!

Autora: Núria López

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s