Con sentido

Cada mañana veo al guardia urbano que está delante de la puerta del colegio, parando los coches para que pasen los niños, y me pregunto si es consciente de la importancia de su trabajo. Y me pregunto si todos somos conscientes, cualquiera que sea nuestro trabajo, de nuestra contribución a la vida.

CON SENTIDOEl guardia urbano vigila que los niños no se hagan daño, y todos los padres podemos respirar tranquilos porque confiamos en él. Pero él…  ¿se levantará por la mañana pensando “Velo por la seguridad de los niños”? ¿o simplemente piensa “Soy guardia urbano”?

Y este es solo un ejemplo ilustrativo. Todos podemos encontrar el sentido a cualquier cosa que hagamos. Puedes decir “Soy ama de casa” o “Contribuyo a que mis hijos crezcan sanos y felices”. ¿Cómo te sientes con cada frase? Probablemente mucho mejor con la segunda.

Imagina que pusiera en tu tarjeta de visita “Ayudo a las personas a ser más felices en su trabajo” en vez de Consultora de Recursos Humanos. O bien “Contribuyo a que las personas se sientan más bellas” en vez de Peluquera o Dependienta de ropa. O bien “Facilito la comunicación entre las personas” en vez de Especialista en radio. O bien “Elimino los gérmenes y evito que las personas enfermen” en vez de Limpiador o Basurero.

¿A qué te dedicas? ¿Cuál es tu contribución? Sea cual sea tu ocupación tiene un gran sentido para todos. Para mí lo tiene. Nunca se lo he dicho, pero agradezco profundamente al guardia urbano su labor, y me infunde mucha tranquilidad saber que está ahí cuando dejo que mis hijas vayan solas al colegio. Algún día se lo diré.

Núria López – https://nuriascript.wixsite.com/nurialopezcama

Post relacionados

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Acciones formativas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Con sentido

  1. NúriaLópez dijo:

    Cuenta una leyenda que había 3 albañiles levantando una pared. Un niño se acercó a ellos. Le preguntó al primero: ¿qué haces? Él le respondió: “pues, no lo ves, estoy aquí sudando, poniendo ladrillos, por un mísero sueldo…” El niño se acercó al segundo y le hizo la misma pregunta. Él le respondió: “Niño, estoy ganándome la vida levantando esta pared.” El niño finalmente se aproximó al tercero y volvió a formular la misma pregunta. El tercer albañil le contestó: “Pues verás niño, estoy contribuyendo a construir la que será la catedral más bella y grande de la ciudad.”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s