La clave para gestionar las emociones

Las emociones muchas veces nos invaden y provocan actos instintivos automáticos de los cuales luego podemos arrepentirnos.

¿Cómo podemos evitar irritarnos cuando alguien nos supera en la cola del supermercado? ¿Cómo podemos evitar ofendernos cuando alguien nos critica? ¿Cómo podemos evitar preocuparnos por algo que todavía no ha sucedido?

La clave es la conciencia. Los pensamientos y las emociones se disparan en automático y los mecanismos neurológicos y fisiológicos que desencadenan son difíciles de frenar. En un pequeño órgano de nuestro cerebro llamado hipotálamo se fabrican nuestras respuestas emocionales.  En el momento en que sentimos una determinada emoción, el hipotálamo descarga péptidos liberándolos hasta la sangre. Cada célula tiene miles de receptores rodeando su superficie preparados para recibir la descarga de bioquímicos que generan estas emociones (adrenalina, dopamina, etc.)

neuropeptidosCada asociación de ideas o hechos, incuba un pensamiento en forma de conexión neuronal. Por ejemplo, el hecho de que quieran superarme en la cola del supermercado conecta el pensamiento “intentan jugármela” y esto lleva a una reacción agresiva.

La buena noticia es que las conexiones neuronales pueden modificarse. Cuando rompemos un círculo vicioso acción-reacción, quebramos esa conexión y se crea otro puente entre neuronas.

Los circuitos neurológicos involucrados en la estructura emocional de nuestro cerebro pueden alterarse o reforzarse con la repetición de ciertos hábitos.

Cuando aprendemos a observar nuestras reacciones instintivas el modelo se rompe. Así pues, la clave es la conciencia.

Si seguimos con el ejemplo, observo que cuando intentan superarme en la cola del supermercado aparece el pensamiento “intentan jugármela”, puedo parar unos segundos para cerciorarme de que sea así, o puedo decidir ser más flexible y cederle el paso, o puedo hablar tranquilamente con esa persona para indicarle que tiene que respetar la cola, o puedo… Si pongo conciencia en la situación se me abren un mar de posibilidades.

Llevar la consciencia a nuestra vida es cómo enfocar con una linterna hacia la oscuridad.

Para incrementar nuestros estados de conciencia te propongo poner en práctica un simple ejercicio. Se trata de poner conciencia al andar.

El movimiento de andar lo aprendimos cuando éramos pequeños y ahora lo tenemos interiorizado, como si de un programa de ordenador se tratara. Estamos programados para andar. No nos cuestionamos cómo vamos a poner el pie en el suelo, es un movimiento automático. Las órdenes que enviamos desde el cerebro para movernos provienen desde el subconsciente. De modo que podemos andar y hablar por teléfono, por ejemplo. Podemos hacer las dos cosas a la vez.

En algún momento del día, intenta ser consciente del movimiento de tus piernas al andar, a ser consciente del peso de tu cuerpo y del momento en que tus pies pisan el suelo. Transforma el acto de andar en un acto consciente.

Puedes entrenar con otros actos sencillos como comer, vestirte, etc., para luego probar con otros más complejos como por ejemplo: la respuesta automática que te surge instintivamente cuando alguien te critica, te grita o te cuestiona. Los resultados son espectaculares. ¿Te atreves?

Núria López – https://nuriascript.wixsite.com/nurialopezcama

Post relacionados

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s